Términos importantes
de la A a la Z

E

Energía fósil (combustibles fósiles)

Los combustibles fósiles comprenden todas las fuentes de energía derivadas de recursos finitos. Los combustibles fósiles se han desarrollado a partir de biomasa muerta (plantas y animales) que se ha convertido en lo que es hoy por la exposición a alta presión y calor en ausencia de oxígeno en el transcurso de millones de años. Los principales combustibles fósiles son el carbón, el gas natural y el petróleo crudo

Las fuentes de energía fósil se clasifican en fuentes de energía fósil biogénicas y minerales. Los combustibles fósiles biogénicos son principalmente el carbón (p. ej., lignito y carbón bituminoso) y los hidrocarburos líquidos o gaseosos (p. ej., petróleo crudo, gas natural). A diferencia de las fuentes de energía renovables —bioenergía, energía eólica, energía hidráulica, energía solar y energía geotérmica—, los combustibles fósiles biogénicos no son renovables. Los combustibles fósiles minerales son sustancias a partir de las cuales puede producirse energía nuclear mediante la fusión o fisión nuclear.

Puesto que la energía se libera directamente durante la combustión, los combustibles fósiles biogénicos se consideran fuentes primarias de energía. Pueden utilizarse para generar energía directa o indirectamente, después de una o más fases de conversión, produciendo vectores energéticos. Un ejemplo de vector energético es el refinado del petróleo crudo en diferentes productos derivados del petróleo, como la gasolina y el diésel, que después sirven de combustible para vehículos en las estaciones de servicio.

Históricamente, en los siglos XVIII y XIX la explotación física y el uso de los combustibles fósiles sentaron las bases de la revolución industrial. Este proceso comenzó con el motor de vapor alimentado con carbón. La invención del motor de combustión y la floreciente industria petroquímica han provocado la sustitución progresiva del carbón por el petróleo. El petróleo crudo sigue siendo el combustible fósil más importante y la materia prima para la mayoría de productos químicos. En la actualidad, las energías primarias fósiles biogénica y mineral son los pilares de nuestro sistema de suministro de energía.

Las reservas existentes de combustibles fósiles en la tierra que son recuperables tanto en términos económicos como de seguridad gracias a la tecnología actual se denominan "reservas de energía". Por el contrario, el término "recursos energéticos" se utiliza para describir las provisiones probadas y probables de fuentes de energía que aún no pueden explotarse, por razones técnicas o económicas.

Debido al uso extendido y las crecientes demandas de energía en todo el mundo, las reservas de energía fósil están reduciéndose a un ritmo constante. El uso de energía renovable está aumentando, en un intento por sustituir, al menos de manera parcial, los combustibles fósiles y reducir nuestra dependencia de la energía fósil. Reducir el uso no esencial e incrementar la eficiencia energética también ayuda a reducir la demanda de energía.

El creciente uso de las energías renovables se está acelerando, no solo porque se tiene conciencia de que las provisiones de combustibles fósiles son limitadas, sino también por las repercusiones medioambientales asociadas a su uso. La combustión de energía fósil libera dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. El aumento permanente de concentraciones de CO2 se considera una de las principales causas de la aceleración del cambio climático. La extracción, transporte, almacenamiento y manipulación de combustibles fósiles también conlleva riesgos, por lo que las prácticas de Higiene, Seguridad, Seguridad Patrimonial y Medio Ambiente desempeñan un papel fundamental en las compañías energéticas.

Última actualización: Diciembre 2015
Toda la información es susceptible de ser modificada. Excepto errores u omisiones.

Contacto

Oiltanking GmbH

Koreastraße 7
20457 Hamburgo

Alemania
+49 40 37004-0
+49 40 37004-7499