Términos importantes
de la A a la Z

C

Combustibles para generar movimiento

Un combustible es un producto líquido, sólido o gaseoso que se utiliza para generar calor, en los sectores de generación de calor y electricidad, o movimiento, en el sector de la movilidad. En este artículo del glosario, nos estamos refiriendo a los combustibles que se utilizan para generar movimiento. Para ver una descripción de los combustibles para generar calor o electricidad, consulte el artículo correspondiente del glosario.

Los combustibles para generar movimiento se definen como sustancias químicas cuyo contenido de energía se utiliza en sistemas técnicos para generar fuerza o crear propulsión, normalmente mediante combustión u otros medios de conversión de la energía.

Los combustibles se distinguen de la siguiente manera:

  • Combustible para generar movimiento: una sustancia utilizada para combustión directa en un motor de combustión, como en ingeniería automotriz. Existen básicamente tres tipos de combustible para generar movimiento:
    • Combustibles sólidos (p. ej., carbón, biomasa)
    • Combustibles líquidos (p. ej., gasolina, diésel, biodiésel/FAME)
    • Combustibles gaseosos (p. ej., gas natural (GNC), biogás (Bio-GNC)
  • Combustible para generar calor: un producto líquido, sólido o gaseoso que se utiliza para generar calor

Mientras que los combustibles líquidos para generar movimiento son altamente inflamables a temperatura ambiente, el gas natural únicamente se vuelve inflamable a 600°C y a alta presión. 

Producción
Los combustibles clásicos para generar movimiento, como la gasolina y el diésel, se producen a partir de crudo mediante destilación fraccionada en refinerías de petróleo. Además de estos, existen combustibles alternativos como el bioetanol y el aceite de colza, producidos mediante fermentación alcohólica, transesterificación o en molinos de aceite, por ejemplo.

Además de los componentes "naturales", las mezclas pueden incluir aditivos. Estos aditivos cumplen diversas funciones, especialmente la de mejorar las propiedades, es decir, aumentar la resistencia a la detonación, mejorar el arranque en frío y limpiar el sistema de alimentación.

Propiedades
Una comparación física de los poderes caloríficos (kWh/m3) de los combustibles para generar movimiento muestra que los beneficios de consumo de combustible (p. ej., en litros por 100 km) de ciertos combustibles para generar movimiento no dependen de su contenido de energía por kg, sino de su mayor densidad y, por tanto, su mayor peso por litro. Algunos ejemplos son los siguientes: 

  • Gasolina de alto octanaje: Densidad 740 kg/m3, poder calorífico (en kWh/kg) 12,00 = 8,9 kWh/l
  • Diésel: Densidad 830 kg/m3, poder calorífico (en kWh/kg) 11,80 = 9,8 kWh/l 

En los gases, el contenido de energía depende considerablemente de la presión. La gama de un vehículo está determinada, entre otras cosas, por la eficacia de sus unidades de batería, el volumen del depósito y la energía almacenada en él.

Los combustibles para generar movimiento tienen que cumplir numerosos requisitos y en Alemania están sujetos a la décima BImSchV (Ley federal de control de emisiones), que implementa la Directiva europea 98/70/CE (Directiva relativa a la calidad de la gasolina y el diésel). Las normas para la calidad del diésel son la DIN EN 228 (Combustibles de automoción - Gasolina sin plomo - Requisitos y métodos de prueba), DIN EN 590 (Combustibles de automoción - Diésel - Requisitos y métodos de prueba) y DIN EN 589 (Combustibles de automoción - GLP - Requisitos y métodos de prueba).

En el caso de los biocombustibles, la calidad y las propiedades del combustible están definidos en la norma DIN EN 14214 para biodiésel/FAME y en la DIN EN 15376 para bioetanol, por ejemplo. Estos biocombustibles pueden añadirse a combustibles para generar movimiento como el diésel y la gasolina en las proporciones definidas en la norma DIN EN 590. Por ejemplo, la gasolina se comercializa como E5 y E10, números que indican el porcentaje respectivo de etanol. De acuerdo con la norma DIN EN 590, se puede añadir hasta un 7% vol. de biodiésel/FAME al diésel mineral, que entonces recibe el nombre de combustible B7. Desde 2009, el B7 ha sido el combustible estándar de los vehículos con motor diésel en Alemania. 

Origen
Alemania, por ejemplo, como país pobre de recursos, tiene que importar la mayor parte de sus combustibles para generar movimiento. El petróleo crudo proviene en su mayoría de Rusia, el mar del Norte (principalmente de los campos de producción offshore de Países Bajos y Reino Unido) y del norte de África. El gas naturalviene también de Rusia y del mar del Norte. En Alemania se produce gas natural, pero no en cantidades suficientes, por lo que la mayor parte de la demanda tiene que cubrirse con importaciones de Rusia y de Noruega. 

Una excepción son los biocombustibles, que también se producen en el ámbito nacional, especialmente el biocombustible a partir de colza y el bioetanol a partir de cereales y, por lo tanto. solo es necesario importar pequeñas cantidades. Alemania es un país con una gran riqueza de bosques, por lo que una gran parte de la demanda de combustibles derivados de la madera puede cubrirse con la producción nacional. El biogás (bio-GNC) también puede producirse a escala regional en las plantas de biogás y luego suministrarse a distribuidores o consumidores (por ejemplo, en las estaciones de servicio).

Impuestos
En Alemania, los combustibles para generar movimiento están gravados según lo previsto en la Ley de impuestos sobre el consumo de energía (EnergieStV), que implanta lo establecido en la Directiva europea relativa al impuesto sobre el consumo de energía (Directiva 2003/96/CE) y emana de la Ley de impuestos sobre carburantes de 2006. Este impuesto al consumo se calcula en función del volumen/peso o unidad de energía (MWh) del combustible para generar movimiento. El impuesto depende del tipo de combustible para generar movimiento. En este momento, el diésel está sujeto a un tipo impositivo inferior al de la gasolina en Alemania y el gas natural para la propulsión de vehículos también cuenta con privilegios en el ámbito fiscal.

Alemania tiene también niveles reducidos de imposición para los combustibles para generar calor, en comparación con los combustibles para generar movimiento. El gasóleo de calefacción y el diésel son bastante similares en muchos aspectos. Puesto que en Alemania el gasóleo de calefacción está sujeto a un tipo impositivo inferior al del diésel, su utilización como combustible para vehículos para evadir impuestos es una práctica ilegal. Para evitar la confusión, el gasóleo de calefacción (y el gasóleo de calefacción bajo en azufre) se marca con colorante para gasóleo de calefacción (HKZ, también denominado Euromarker), que está compuesto por un colorante rojo y una sustancia marcadora denominada Amarillo Solvente 124.

Última actualización: Diciembre 2015
Toda la información es susceptible de ser modificada. Excepto errores u omisiones.

Contacto

Oiltanking GmbH

Koreastraße 7
20457 Hamburgo

Alemania
+49 40 37004-0
+49 40 37004-7499