Fenster schließen | Drucken

Términos importantes
de la A a la Z

F

Fuelóleo pesado (HFO)

El término genérico fuelóleo pesado (HFO) describe los combustibles que se utilizan para generar movimiento o los combustibles para generar calor que tienen una alta viscosidad y densidad. En el Convenio internacional para prevenir la contaminación ocasionada por los buques (Convenio MARPOL) de 1973, los fuelóleos pesados se definen por una densidad superior a 900 kg/m³ a 15°C o una viscosidad cinemática de más de 180 mm²/s a 50°C. Los fuelóleos pesados están formados por un gran porcentaje de moléculas pesadas, como hidrocarburos de cadena larga y aromáticos con cadenas laterales de rama larga y su color es negro.

Los fuelóleos pesados se utilizan principalmente como combustible marino y el HFO es el combustible marino más ampliamente utilizado en la actualidad; prácticamente todos los motores diésel marinos de media y baja velocidad están diseñados para funcionar con fuelóleo pesado. Por su parte, las antiguas locomotoras de vapor y las centrales eléctricas de combustible también generan energía a partir de fuelóleos pesados.

El fuelóleo pesado es un combustible residual generado durante la destilación del crudo. La calidad del combustible residual depende de la calidad del crudo utilizado en la refinería. Para conseguir diversas especificaciones y niveles de calidad, estos combustibles residuales se mezclan con combustibles más ligeros como gasóleo marino o diésel marino. Las mezclas resultantes se denominan también fuelóleos intermedios (IFO) o diésel marino. Se clasifican y se nombran en función de su viscosidad. Los tipos más frecuentemente utilizados son IFO 180 e IFO 380, con viscosidades de 180 mm² y de 380 mm², respectivamente. Las mezclas en las que predomina el fuelóleo pesado se clasifican dentro de la categoría de fuelóleo pesado. Puesto que se trata de mezclas de fuelóleo pesado con combustibles más ligeros, también pueden denominarse combustibles diésel marinos pesados. Por lo general, el fuelóleo pesado no puede bombearse a una temperatura de 20°C, por lo que tiene que precalentarse en los tanques de los barcos. Para garantizar que el combustible sigue siguiendo bombeable, debe calentarse al menos a 40°C. A una temperatura de 15°C, el IFO tiene una consistencia similar a la de un bitumen.

La norma internacional ISO 8217 divide los combustibles marinos en combustibles destilados y combustibles residuales. Los últimos son los que se denominan generalmente fuelóleos pesados. Una excepción es el nivel más bajo de calidad viscosa, RMA 10, que ya no se considera un HFO, pues su proporción de fuelóleo pesado es demasiado pequeña. La ISO 8217 estipula que los combustibles residuales y, por tanto, todos los fuelóleos pesados, no pueden contener combustible o aceites lubricantes usados.

Un rasgo diferenciador clave de los fuelóleos pesados es su contenido en azufre. De acuerdo con la norma ISO 8217, el contenido máximo en azufre no puede superar el 3,5%. En función del contenido en azufre, es posible diferenciar las siguientes clases principales:

Combustible marinoContenido máximo en azufre
Fuelóleo alto en azufre (HSFO)3,5%
Fuelóleo bajo en azufre (LSFO)1,0%
Fuelóleo ultrabajo en azufre (ULSFO)0,1%


Fuelóleo bajo en azufre (LSFO)
Los fuelóleos pesados se denominan fuelóleos bajos en azufre (LSFO) si su contenido en azufre es inferior al 1%. Normalmente se trata de los combustibles marinos IFO 180 e IFO 380 que han sido desulfurizados. Hasta finales de 2014, los barcos podían navegar por Zonas de Control de Emisiones (ECA) con este tipo de combustible marino. 

Fuelóleo ultrabajo en azufre (ULSFO)
Desde el 1 de enero de 2015, en aplicación del Anexo VI del Convenio MARPOL, las emisiones de los barcos deben contener un máximo del 0,1% de azufre en dichas zonas protegidas (ECA). Debido a estas estrictas restricciones, el uso de LSFO no es aceptable en estas zonas y ha sido prácticamente sustituido por el combustible marino fuelóleo ultrabajo en azufre (ULSFO), que cumple dichas limitaciones. En teoría, los combustibles IFO altamente desulfurizados también podrían utilizarse en esas zonas, pero en la práctica la desulfurización de fuelóleos tan pesados es demasiado cara y no resulta rentable. Por esta razón, actualmente el término fuelóleo ultrabajo en azufre suele hacer referencia al gasóleo marino, que ya es bajo en azufre, y no a los fuelóleos pesados desulfurizados. El gasóleo marino está compuesto exclusivamente por destilados y tiene un contenido en azufre por debajo del 0,1%. Este combustible marino también se denomina gasóleo marino ultrabajo. El ULSFO se utiliza en motores diésel de media a alta velocidad. Cuando se pasa de LSFO a ULSFO, es necesario garantizar que el motor es tecnológicamente compatible con ULSFO.

Fuelóleo alto en azufre (HSFO)
La alternativa a los combustibles marinos con un contenido tan bajo en azufre en las zonas ECA es el uso de depuradores. Mediante esta tecnología, el agua se inyecta en el circuito de escape de gases para reducir el azufre y otras emisiones. Sin embargo, adaptar un barco a esta tecnología tiene un coste de varios millones de euros y obliga al barco a permanecer fondeado durante un tiempo, lo que conlleva una pérdida de ingresos y beneficios para la naviera. Por otra parte, un depurador permite utilizar combustibles marinos con un mayor contenido en azufre. En este contexto, dichos fuelóleos pesados se denominan fuelóleos altos en azufre (HSFO) y tienen un contenido máximo en azufre del 3,5%, según lo permitido en la norma ISO 8217.

Última actualización: Diciembre 2015
Toda la información es susceptible de ser modificada. Excepto errores u omisiones.

Contacto

Oiltanking GmbH

Koreastraße 7
20457 Hamburgo

Alemania
+49 40 37004-0
+49 40 37004-7499