Fenster schließen | Drucken

mayo 2008

Decepción de Oiltanking por la nacionalización en Bolivia

A raíz de los decretos de nacionalización del Gobierno boliviano de 1 y 9 de mayo de 2008, se obliga a Oiltanking y el Grupo Graña y Montero a ceder, con fecha 9 de mayo, el control de su filial conjunta, Compañía Logística de Hidrocarburos Boliviana (CLHB), a YPFB, la compañía petrolera boliviana de titularidad pública. 

Oiltanking y Graña y Montero están muy decepcionadas con esta decisión drástica y precipitada del gobierno boliviano. Desde la adquisición de CLHB mediante la privatización en el año 2000, ambos accionistas habían realizado grandes esfuerzos e inversiones para convertir las 16 terminales de almacenamiento y los aproximadamente 1.500 kilómetros de canalizaciones de productos en unas instalaciones fiables, eficientes y seguras para prestar servicios a la cadena de suministro. Se adoptaron normas internacionales de HSSE relativas a medidas de seguridad y medioambientales, y se realizaron fuertes inversiones en las infraestructuras. Asimismo, se formó a los nuevos compañeros bolivianos con enorme éxito. 

Al igual que en todos los emplazamientos mundiales, se hizo gran hincapié en asegurar que CLHB cumpliera en todo momento con la legislación boliviana y las obligaciones impuestas por la Ley de Privatizaciones. 

Desde que comenzó el proceso para renacionalizar CLHB en 2006, Oiltanking y Graña y Montero sostuvieron negociaciones abiertas, flexibles y constructivas con el gobierno boliviano. El objetivo era encontrar una solución amistosa que fuese aceptable para todas las partes. Los accionistas habían confiado en que el gobierno boliviano entablaría negociaciones para determinar un precio de compra justo para CLHB.